domingo, 7 de mayo de 2017

Makochi

Tenemos aquí inaugurando un nuevo frente de pelea de esta fortaleza-blog derrumbada. Alguna vez hice la reseña de un anime, y no ha vuelto a aparecer reseña alguna... y probablemente no suceda. Como lo he mencionado anteriormente, me interesa brindar algo mínamente interesante para ud, estimado lector, más que cubrir una cuota. Sin más, entremos de lleno al tema.

*****************************************************

El objeto de apreciación en esta ocasión es una canción. Puede usted reproducirlo mientras lee la reseña (o sólo reproducirlo y no leer nada):
 

Lo que nos presenta el dueto Boisse en esta canción es una versión de una canción de cuna nahuatl.

La musicalización correo a cargo de un único ejecutor, el bajista Hector Baños, quien graba loops en tiempo real; armado de una multitud de pedales agrega distintas texturas musicales, añade además  técnicas como el uso de harmónicos y  slapping. Por si fuera poco, hace algunos coros y beatbox, también con loops en tiempo real; podría decirse que el señor es una one-man-orchestra.

Majo Sáenz proporciona la voz. Notas prolongadas y slit, características de la cantante se conjugan excelente para esta canción de cuna.

_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-

No olvide dejar sus opiniones en los comentarios, espero pronto terminar una entrada sobre filosofía de la ciencia.



viernes, 17 de octubre de 2014

De la perfectibilidad de la Ciencia o Cómo no ser un fanático de la Ciencia

Navegando en un sitio que trata sobre temas científicos, encontré que el autor de varios artículos del sitio cometió el desliz de afirmar que (parafraseo) "si bien la ciencia no ofrece la película completa de la realidad sino más bien varias imágenes, va rellenando continuamente los huecos entre éstas" Esta concepción de la ciencia ha sido desechada desde la segunda mitad del siglo XX; y digo que es desliz porque por lo poco que leí de los artículos de este autor, me dio la impresión de ser una persona estudiosa del método científico además de que el mismo dice ser un "investigador activo".

Esta afirmación se dio en el contexto de una discusión sobre ciencia y religión. Pero creo que si uno acude a la afirmación que mencioné al principio además de mostrar un desprecio profundo a la religión, pudiera parecer que afirmar que la ciencia es la mejor manera de interpretar el mundo es una expresión de “fanatismo científico”.

A la gente convencida de la validez de la ciencia no va dirigida esta reflexión, porque ya están convencidos. Me dirijo a quién cree en la “certidumbre” de la ciencia pero siente un escozor ante la idea de tener “fe ciega” en la ciencia.

A mi parecer, la credibilidad de la ciencia no radica en la ciencia misma, en general el valor de algo no puede estar en términos de ese algo ya que conduce a paradojas. Ejemplos en los que me apoyo para esta afirmación son el Teorema de incompletitud de Gödel en matemáticas o la Teoría del valor-trabajo en economía.

Para reafirmar esto, hay que tener en cuenta que en distintas épocas se ha generado conocimiento que se ha regido por las características científicas de la época pero que después entra en contradicción con lo que se considera conocimiento científico. Esto significa que hay que reconocer que lo que se conoce como ciencia hoy podría ser falso más adelante.

Algún oportunista podría detenerse aquí y usar el argumento anterior para afirmar que la “veracidad” del conocimiento científico es un acto de fe. Pero eso no es cierto. La ciencia vista como método y conocimiento es producto de la razón humana, y bajo esos parámetros habrá de ser juzgada.

Habrá a quién no le agrade esa idea y menos la consecuencia: es terreno de la filosofía hacer la crítica.

Las características filosóficas de la ciencia, es decir la filosofía de la ciencia, es un robusto cuerpo que ofrece el más sólido acercamiento a la “realidad” (lamentablemente en el escabroso campo de la filosofía también se puede cuestionar sobre la “realidad” pero eso es harina de otro costal). Entre las características más importantes de la ciencia esta la perfectibilidad, y esto es algo de lo que carecen las religiones ( de las que conozco sólo se salva  una vertiente del budismo chan, pero en general las religiones no son perfectibles ya que la mayoría tiene elementos divinos los cuales son perfectos). Si alguien adujera que una colección esotérica de conocimientos también es perfectibles fallarían en ser sistemáticos, característica propia de la ciencia.

He expuesto aquí de manera raquítica y frugal el por que considero que la ciencia es el mejor camino para interaccionar con la realidad sin caer en fanatismos.

¿Ustedes que opinan?
_-_-_-_-_-_-_-_-_-
Lecturas relacionadas:


Estructura de las revoluciones Científicas. Thomas S. Kuhn

jueves, 16 de octubre de 2014

The Observer: Cuba encabeza la batalla contra el Ébola en África


 Les comparto el siguiente artículo. Espero escribir pronto, saludos atodos.

_____________________

The Observer: Cuba encabeza la batalla contra el Ébola en África

Publicado en: Solidaridad Cubana

Cuba encabeza la batalla contra el ébola en África, mientras Occidente vigila la seguridad de sus fronteras.
La isla nación ha enviado a cientos de trabajadores de la salud a ayudar a controlar la mortal infección mientras las naciones más ricas están preocupadas sobre su seguridad en lugar de liderar las alertas de la ONU de que se necesita urgentemente un vasto incremento de recursos.


En tanto el número oficial de muertes por Ébola en el África Occidental llegó a las 4000 la pasada semana -expertos dicen que la estadística real es de al menos el doble, las Naciones Unidas emitieron  un claro llamado a las armas. Aun una simple caída en la tasa de infección, la  ayuda humanitaria internacional debería incrementarse masivamente, alertó el Secretario General Ban Ki-moon                                                                                                                                                   “Necesitamos una movilización de recursos veinte veces mayor”, ha dicho. “Necesitamos al menos apoyo veinte veces mayor en asistencia  -laboratorios móviles, vehículos, helicópteros, equipamiento de protección, personal médico entrenado y  capacidades de evacuación médica.
Pero grandes actores internacionales o antigüas colonias no  se han lanzado al ruedo. En su lugar,   la mayor fuerza médica internacional en el frente de combate al Ébola  es de una pequeña isla: Cuba
Esa nación, con 11 millones de habitantes, con una renta per cápita de $ 6051, está encabezando el esfuerzo, lo que dice mucho de la respuesta internacional. Una brigada de 165 trabajadores cubanos de la salud arribaron a Sierra Leona la pasada semana; un primer grupo de un total de 461. En duro contraste, los gobiernos occidentales han aparecido más enfocados en detener la epidemia en sus fronteras que haciéndolo en África Occidental.
André Carrilho, un ilustrador cuyo trabajo ha aparecido en New York Times y Vanity Fair, retrató el momento en que la cobertura del Ébola se convirtió en una situación de pánico. Sólo en Agosto, después que dos misioneros cogieron la enfermedad en Liberia y fueron enviados a Atlanta, fue que la crisis se puso en el foco de muchos en Occidente.
“Ahora podemos poner un rostro y un nombre a esos pacientes, algo que no habíamos podido hacer antes. Y para colmo, una droga experimental fue encontrada y administrada en tiempo récord”- explica el artista radicado en Lisboa . “Yo empecé a pensar cómo podría pintar lo que percibía sería un profundo desbalance entre los reportes de  la muerte de cientos de pacientes africanos y la tragedia personal de justo dos occidentales.
El resultado fue una impactante ilustración: un mar de camas llenas con pacientes negros africanos en agonía, mientras los medios de comunicación sólo nota al único paciente blanco.
“Es natural que las personan se preocupen mas acerca de lo que ocurre más cerca de sus vidas y sus realidades”, dice Carrilho. “Pero yo también pienso que todos tenemos una responsabilidad de no mirar como un problema menor a lo que no es nuestro problema inmediato. El hecho de que miles de muertes en África sean tratadas como estadísticas, y que uno o dos pacientes dentro de nuestras fronteras son reportadas en todos su dolor individual, debe ser causa para la reflexión”.
Con las tempranas campanadas de alarma ignoradas, un manojo de agencias internacionales de salud que actuaron ante la situaciñon fueron rápidamente sobrepasadas, permitiendo al Ébola extenderse a través de la frontera de Guinea e instalarse en Liberia y Sierra Leona.
El sentimiento detrás de la ilustración de Carrilho encapsula una renovada avalancha mediática con los dos casos impoprtados dentro de los Estados Unidos y el de la enfermera española infectada el mes pasado.
“Lo que me gustaría ver es un poco menos de histeria en los Estados Unidos y el Reino Unido,” dice Andrew Gleadle, director de programa de la International Medical Corps (IMC), la cual ha reclutado personal de salud para desastres humanitarios globales.á verdaderamente el problema”.
La OMS estima que Sierra Leona sola necesita alrededor de 10 mil trabajadores de la salud. Médicos sin Fronteras, la organización médica internacional de caridad que ha encabezado los esfuerzos desde el principio, tiene alrededor de 250 trabajadores en los países afectados. La segunda mayor brigada gubernamental es de la Unión Africana, la cual envió unos 100 trabajadores de la salud.
Esta no es la primera vez que Cuba ha jugado un gran rol en un desastre de magnitud. Su gobierno quizás esté apuntado por alegaciones de abusos de derechos humanos, pero su contribución a las brigadas de ayuda humanitaria no tiene rivales: actualmente, unos 50 mil entrenados trabajadores de la salud  están desplegados por 66 países. Cuba proveyó el mayor contigente médico después del terremoto de 2010, brindándole atención al 40 por ciento de las víctimas. Y cuando unos 400  médicos norteamericanos se ofrecieron voluntarios tras aquel terremoto, menos de 10 se ha registrado para el esfuerzo contra el Ébola, señaló la organización.
El Presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, dio la bienvenida personalmente a la delegación cubana en la capital Freetown. “Esta es una amistad que nosotros hemos experimentado desde los años 70 y hoy ustedes están demostrando que son unos grandes amigos de este país”, les dijo mientras permanecían en una habitación engalanada con la bandera cubana.
En agosto de 1960, Che Guevara, un ex doctor. soñaba con un mundo en el cual cada médico debiera “(utilizar) los conocimientos técnicos de su profesión en el servicio a la revolución y al pueblo”. Fue el inicio de una historia de servicios en algunos de los más pobres y olvidades estados del planeta.
La isla nación comenzó a forjar vínculos con el continente durante los años 60, cuando soldados cubanos lucharon junto a combatientes por la liberación del Africa Austral. Guevara personalmente estuvo en los brutales campos de batalla de la recien independizada República Democrática del Congo; pero después de devenir sospechoso de los motivos de los líderes rebelde, surió reemplazar los combatientes por ayuda médica.
Los lazos se profundizaron en los 70 cuando las nuevas naciones independientes de África flirtearon con el socialismo y se alinearon con el estado Comunista que se opuso a sus antiguos colonizadores. Maestros, doctores y soldados de Cuba llegaron hasta 17 países africanos.
Hoy, se ven señales de esa época, con calles nombradas en español, afiches con eslóganes improbables (“¡Viva la Revolución siempre”, dice uno en  Freetown)  y un amor a la música salsa que permanece a lo largo del oeste de África.
Pero la ayuda comenzará pronto a fluir de otros lugares, además de Cuba. Los Estados Unidos aportarán 400 millones de dólares, con planes para construir al menos una docena de hospitales de campaña de 100 camas, utilizando parte de los 4 mil soldados que enviará, y ha desplegado 65 oficiales de salud en Liberia. Japón, la cuarta nación más rica del mundo, ha prometido 40 millones y la India 13 millones. China ha enviado alrededor de 5 millones de dólares en ayuda, así como construyó  una clínica móvil en Sierra Leona.
Pero aun si fueran exitosos los esfuerzos por duplicar la capacidad de camas, de cerca de 1000, en Liberia, Guinea y Sierra Leona, estas facilidades aún enfrentarían la carencia del personal de salud necesario para operarlas.

miércoles, 23 de abril de 2014

El mostro wordpress

Si señorus, parece que el día ha llegado. Pero las cosas aún no están empacadas, ni organizadas, ni en cajas que tienen útiles rótulos como "cocina", "cuarto", etc., pero el lugar ya está alquilado. ¿Cómo es eso posible preguntarán? La respuesta es sencilla, no pienso cerrar este espacio. Las  publicaciones se mantendrán en ambos lugares ¿Para que hacer eso? Primero, porque no me molesta competir conmigo mismo. Segundo, ni si quiera creo que haya competencia, la gente que usa wordpress difiere de la gente que aún usa blogger.

Así que sin más rodeos, les hago saber que todo lo publicado aquí (y viceversa) estará disponible en Tertius blog  (tertiusblog.wordpress.com).

Hasta lueguito...


viernes, 11 de abril de 2014

Interpretando un texto I



La interpretación, el entendimiento y la crítica resultante (si la hay), son procesos (productos) que tienen límites, y por consiguiente, sus alcances también. El desconocimiento (o negación) de estos límites evita ponderar estos procesos y sus alcances de manera prudente.
Por ello creo que querer comprender el sentido “original” de un texto, es decir, descubrir la idea en la mente del autor tras cada oración, es ambicioso, por no decir pretencioso (y estéril, pero esto último es harina de otro costal).
Aclaro que ésta es mi postura, y no la considero ni única ni la mejor. Lamentablemente esta fuera de mis alcances poder decir de manera determinista si es posible o no conocer el sentido “verdadero” de una obra.
Creo que la postura de que, en palabras de Borges, hay tantas versiones de un libro como lectores, puede ser incómoda para algunos lectores, porque nos obliga a transformarnos, como menciona Cortázar en Rayuela, en lectores activos; así el fenómeno de la lectura depende de la participación mental activa del lector, y no es un fenómeno preconfigurado que se limite a transmitir ideas al lector.
Por desgracia, como es costumbre, los extremos estrangulan el desarrollo de los procesos. Tan perniciosa es  la postura que sostiene que hay una única significación para un texto,  y es la que el autor “quiso decir”, aunque sea otra persona (no el autor) la que la da; generalmente amparada en una preparación extraordinaria que le ha otorgado la academia/experiencia/vida/cercanía-con-el-autor de la que carecemos los demás y por lo tanto no podemos refutar aquella interpretación. Igual de dañina es la postura radical que sostiene que no hay ninguna significación válida mas que la del lector mismo; porque se corre el riesgo de desdibujar la participación del texto mismo, convirtiéndolo (reduciéndolo) a una herramienta carente de otro contenido que no sea el que uno desee.
Con este contexto he querido reflexionar sobre la estructura de los textos que obligan a crear una interpretación que trasciende la propuesta del autor. ¿Cómo es posible que un texto logre esto? Suprimiendo propuesta alguna.
Ejemplificaré esto con la obra Rayuela de Cortázar; que en una muestra de genialidad aborda la explicación de esta situación dentro de ella misma.

“[..] la vida de los otros, tal como nos llega en al llamada realidad, no es cine sino fotografía, es decir que no podemos aprehender la acción sino tan sólo sus fragmentos eleáticamente recortados. No hay más que los momentos en que estamos con ese otro cuya vida creemos entender, o cuando nos hablan de él, o cuando él nos cuenta lo que le ha pasado o proyecta ante nosotros lo que tiene intención de hacer. Al final queda un álbum de fotos, de instantes fijos […] la vivencia de esas fotos, […] debía poner al lector en condiciones de aventurarse, de participar casi en el destino de sus personajes. Lo que él iba sabiendo de ellos por vía imaginativa, se concretaba inmediatamente en acción, sin ningún artificio destinado a integrarlo en lo ya escrito o por escribir.  Los puentes entre una y otra instancia de esas vidas tan vagas y poco caracterizadas, debería presumirlos o inventarlos el lector, desde la manera de peinarse, si […] no la mencionaba, hasta las razones de una conducta o inconducta, si parecía insólita o excéntrica. El libro debía ser como esos dibujos que proponen los psicólogos de la Gestal, y así ciertas líneas inducirían al observador a trazar imaginativamente las que cerraban la figura. Pero a veces las líneas ausentes eran las más importantes, las únicas que realmente contaban.”

Un libro con ésta estructura nos obliga a fabricar y dar una significación inasible por el autor, y éste, y no su obra, es la herramienta para una idea*. Aunque hay que cuidarse de no estar frente a una obra del tipo que también se describe en Rayuela, una obra que ha “[…] esperado que la acumulación de fragmentos cristalizara bruscamente en una realidad total. Sin tener que inventar los puentes, o coser los diferentes pedazos del tapiz, que de golpe hubiera ciudad, hubiera tapiz, hubiera hombres y mujeres en la perspectiva absoluta de su devenir…”

A esta altura del escrito me gustaría que la pregunta en la cabeza de los lectores fuera ¿Qué obra ofrece una experiencia así? Me encuentro yo con la misma cuestión, por el momento les aseguro que Rayuela de Cortázar es una.

*Sobre este eje girará la parte dos de -Interpretando un texto- (si algún día se escribe)
_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
Complementando:

Platicando con una amiga, que es estudiosa de las letras, recibí una noticia que me produjo sentimientos encontrados: La idea expuesta en esta reflexión es materia de estudio para su gremio y está catalogada como "espacios indeterminados". Esto me produjo cierta alegría al saber que no es tan desatinada mi reflexión, pero acompañada de la pesadez de que heme aquí inventando el hilo negro.

Por eso reafirmo públicamente que mi interés es poder ofrecer un espacio de discusión y reflexión literaria para nosotros, los aficionados a la letras.
_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
 No olviden dar su opinión sobre el tema ;)

Lecturas afines:

¿Queda claro que Rayuela de Cortázar?
Siete noches de Borges

lunes, 10 de febrero de 2014

Caminando con la lengua.

Saludos, no es que tenga olvidado  el blog, sino que no he producido nada respetable para publicarse; como premio de consolación, traigo aquí un escrito a "4 manos", realizado entre tres camaradas y yo, hace tiempo que lo escribimos en una larga noche, pero sin título, después me enteré del título que se propuso pero lo tengo revuelto con el que se me ocurrió a mi, así que no recuerdo cual es el oficial.

Delirio en dos patas/Caminando con la lengua.

Era la misma tarde de siempre.  M se dirigió al segundo cubículo de la tercera fila. Observó los objetos proyectando su sombra gastada creada por la luz halógena que atravezaba el aire de ayer.

El ordenador frente a él le escupió la primera llamada del día.

Un tono. Dos tonos. Se oyo la voz suave de una mujer.

-¿Bueno?
-Buenas días señora, le habla su asesor de su empresa telefónica para ofrecerle los beneficios...

Se oyó un estruendoso ruido.

-¿Bueno? ¿Señora?,¿Bueno?

La llamada terminó.
Miró el reloj. El ordenador ya tenía listas las siguientes llamadas. Volvió a mirar el reloj que avanzaba agotando su existencia.

"Un cigarro" Pensó.
M. salió del edificio. Con el cigarrillo en la boca, buscaba su encendedor, al extraerlo del bolsillo lo tiró accidentalmente, avanzó unos pasos para recogerlo. Al levantar la mirada, a travez de la primera humareda, vió que se encontraba en medio de un grupo de gente que observaba absortamente a un orador que su charlatanería profetizaba algo sobre "un suplicio" y "un final" a lo que M. no prestó atención y decidió seguir su camino. Al dar la media vuelta, fue señalado por el charlatán que con atronadora voz profirió:

-Tu delirio será consuelo del infierno.

La mente de M. se turbo y decidió acelerar el paso y dirigirse a su decadente automóvil. Ya abordo se dijo "Es hora de drogas duras".

Recostado en la cama de su habitación, soltó el harpón para incorporarse, mientras ignoraba la llamada entrante, que el sabía, era del trabajo.
Arrancó el auto. El camino estaba despejado y sólo la estática del radio le acompañaba. Viró a la derecha y pudo observar un arbol negro, carbonizado, cuyas hojas ardían en ascuas nublando el cielo con su humo obscuro. Avanzó unos kilómetros más.
El teléfono comenzó a sonar, pero M. no pudo contestar porque era presa del pánico al observar la silueta de lo que él creía que era una cabra bípeda en medio del camino. M. aceleró.
Tras el impacto, abrió los ojos, y hallóse tirado en el suelo,  rodeado de escombros metálicos de un siniestro automovilístico, frente a el, a unos metros, observó a una mujer muerta, y a un costado de ella un teléfono celular del cual, antes de que su vida se cunsumiera, alcanzó a escuchar una voz familiar que decía: "¿Bueno? ¿Señora?, ¿Bueno?"







_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-
Y bien ¿Que les pareció?

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Wilde y la música electrónica.



Es común actualmente encontrarse con la opinión/postura de que “no basta presionar un botón para ser músico”. La frase hace referencia a los intérpretes de la música electrónica. A primera instancia la aseveración parece cierta en todo sentido y de manera contundente:

Empezando por lo superficial, es más atractivo ver un músico ejecutar una melodía con un instrumento musical que con un ordenar, pero podemos ponernos más serios y reflexionar lo incomparable que es la maestría necesaria para ejecutar música en un instrumento con la técnica necesaria para ejecutar música en un dispositivo electrónico. La primera esta ligada de manera inseparable a nociones artísticas mientras que la segunda también necesita de nociones artísticas pero en menor medida que su necesidad de nociones tecnológicas.

Hasta aquí todo parece apoyar la idea de que la música reproducida por medios electrónicos no puede ser comparada al mismo nivel que la música ejecutada de manera tradicional.
Y aquí es donde entra en juego la luminaria de Oscar Wilde; sin más preámbulo dejaré que hable por él mismo:


“Ahora bien, es muy cierto que para mí la escena es, con relación a una obra, exactamente lo mismo que  es el marco para un cuadro, y que el valor <<representable>> de una obra no tiene absolutamente nada que ver con su valor como obra de arte”


Claro que la idea expresada por él concierne al teatro, pero lo aquí propuesto es extrapolarlo  a mundo de la música.

La idea, a mi parecer, se traslada fácilmente aunque pierde algo de su contenido polémico.
Me atrevo a reducirlo, de manera simplista, a un solo concepto: composición.

Si una melodía es extraordinaria y emocionante debería ser juzgada sólo en esos términos o, por lo menos, no verse perjudicada por su interpretación. Creo que lo último afirmado es una proposición sensata que la mayoría aceptará sin problemas. Pero aceptarla implica lo siguiente:

Si la interpretación es un elemento ajeno a la grandeza de una composición, la música compuesta para medios electrónicos tiene el mismo valor y juega en as mismas ligas que cualquier otra composición.

Cierto es que ahora queda pendiente si es posible comparar a los intérpretes, en este caso, querer extrapolar las ideas de Wilde se vuelve más complejo y, aunque el texto de Wilde continúa exactamente en ese tenor (la discusión de las ventajas y desventajas entre actores y polichinelas) las ideas no son aplicables sin un vulgar forzamiento teórico.

También agrego que no es mi intención continuar con las comparaciones hasta emitir un juicio final. Es mi interés derribar muros que impidan apreciar el arte en todas sus manifestaciones, y con lo anterior expuesto, me doy por servido a pesar de lo insignificante que ha sido.
-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_
¿Que opinas tú de la música electrónia? ¿Que opinas sobre la aseveración de Wilde sobre la <<representabilidad>> de una obra?

Lecturas relacionadas:

Actores y polichinelas en el Daily Teegraph, 20 de julio de 1891. El texto lo pueden encontrar en el libro
El Alma del Hombre Bajo el Socialismo y Notas Periodísticas, publicado por Diario Público, 2010.